Sí, nos referimos a una de las avenidas más populares de Cuba, el Paseo del Prado en la capital de la Isla. Esa que está custodiada por vetustos leones de piedra. ¿Ya sabes cuál?

Desde Todo Cuba Online te haremos conocer 5 curiosidades sobre este popular espacio que quizás no sabías:

El Paseo del Prado no goza de amplia popularidad desde hace poco tiempo, dicen los que saben que desde inicios de su construcción en 1772 se alzó como uno de los favoritos entre los cubanos.

Era una de las zonas de recreación más visitadas. Las personas solían ir tanto a pie como en carruajes. Los ricos, profesionales, aristócratas y burgueses prefirieron residenciarse cerca de este espacio pintoresco en La Habana.

Asimismo, se encuentra rodeado de diversidad de bancos construidos en piedra y mármol, ménsulas, copas y farolas por toda su extensión.

Por otro lado, y quizás el detalle que lo distinga de otros espacios, es que cuenta con 8 leones cada uno en sus respectivos pedestales. Estos son grandes, custodian el paseo e impresionan a los que se detienen a observarlos, pareciera que cobran vida.

Pero esto ya es conocido. Ahora bien, que estos 8 leones fueron hechos con material que se empleaba en los cañones, los cuales en su oportunidad fueron fundidos, eso no lo sabías quizás.

Dicho material provenía de los cañones que en aquella época se encontraban a disposición de defender la ciudad del ataque de corsarios y piratas.

Te preguntarás cómo quedó la seguridad de la ciudad entonces. Nada, se escogían los artefactos que eran considerados innecesarios, Además, eran simplemente 8 leones.

El conocido “Bodegón de Alonso” de la época se encontraba ubicado al final de la esquina del paseo. A la vez que fue derribado, se construyó el edificio Las Columnas, donde nació el baile del chachachá.

COMPARTIR