EL V FESTIVAL OATAKU CUBANO CELEBRA LA CULTURA JAPONESA

0
92

La Habana, Cuba 9 sep (EFE)(Imágenes: Carlos Jiménez).- La insularidad es el único rasgo común que parecen compartir Cuba y Japón, una lejanía que no desanima a los cientos de “otakus” cubanos, seguidores del manga y anime nipones, reunidos este fin de semana en La Habana para celebrar la cultura de un país exótico que sueñan con conocer.

El término otaku :(おたく, オタク, ヲタク?) se emplea popularmente en Japón y se ha adquirido en otros países como sinónimo de persona con aficiones apasionadas al anime o manga.1​

El uso contemporáneo de este término se originó en un ensayo de 1983 por Akio Nakamori en la revista Manga Burikko. Su negatividad deriva de la visión estereotipada de los otakus y de los reportes de los medios de comunicación sobre Tsutomu Miyazaki en 1989, conocido como «el Asesino Otaku».

El desarrollo de la subcultura se ve desde los años 1980 con la mentalidad social cambiante y el fomento de rasgos otakus en las escuelas japonesas, combinado con la resignación de algunos individuos a ser marginados sociales.n 1​ La subcultura se convirtió en un grupo que se produjo con el boom del anime, particularmente con Mobile Suit Gundam y diversificado en el mercado de historietas, antes de ser etiquetado como otaku.