Las autoridades cubanas instalarán barreras de contención en los lugares más vulnerables a los derrames de petróleo, tras los dos vertidos de crudo ocurridos este año en las bahías de Cienfuegos (centro-sur) y Matanzas (oeste), informaron hoy medios oficiales de Cuba.

La próxima importación de estos elementos de protección se conoció durante una reunión celebrada esta semana en la que el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, repasó la situación de la “Tarea Vida” (el plan estatal frente al cambio climático), la situación del empleo y la preservación de la memoria histórica.