GOZAR, COMER, PARTIR P2

0
1358

En ese presente continuo, donde los tres verbos más conjugados en la Cuba contemporánea, según opina el autor, forman parte del título, gozar, comer, partir.

Articula tres historias breves, la primera sobre dos jóvenes que se entregan a veloz y gélido coito en la habitación del abuelo, durante una fiesta a golpe de reggaetón; la segunda se concentra en una mesa donde tres mujeres mayores no solo comen ajiaco, sino que hablan constantemente sobre el placer de comer, mientras la mayor de ellas devora con avidez un vaso de cristal, y la tercera ocurre en el modesto cuarto de una muchacha, y en torno a la maleta que va llenando de sus pertenencias más importantes, mientras conversa con una amiga.

Pues evidentemente está abandonando el país, o más bien llevándose a Cuba en una maleta improbable, mientras le encarga a la amiga que riegue una planta abandonada en la ventana tal vez para siempre.

En las tres narraciones destaca la visión medio desencantada y virulenta del director, presto a distinguir los matices hoscos o ridículos de cada situación o personaje desde una intención sutilmente apocalíptica, moralista e irónica.

Apocalíptica porque la exageración satírica subraya lo más negativo y retardatorio de nuestra animal naturaleza; moralista porque el hedonismo que gobierna a los personajes no parece proporcionarles demasiado placer ni mucho menos los mejora o eleva, e irónica en tanto los personajes son contemplados con una fría distancia analítica, que no favorece la identificación del espectador, sino que más bien provoca el enjuiciamiento de sus actitudes irracionales, su vocabulario soez, su tosquedad y falta de elevación espiritual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí