¿Novelas en Cuba? El horario más estelar

0
1498
tu novela en cuba

novelas en cubaLa primera novela del mundo se emitió en Cuba: llamada el Derecho de Nacer, paró a todo el país al punto de que comercios y establecimientos cerraban sus servicios para ver esta hermosa creación.

De aquel entonces hasta hoy los cubanos no pierden su afición por las novelas: por eso en el horario más estelar que tiene la televisión: claro si no te pasan antes una gala o algo similar, a las 9 ponen en días alternos, una de factura nacional y una brasileña, en el Canal de la Familia: Cubavisión; argentinas a la hora que mataron a Lola por multirepetición y las colombianas las dejamos para las vacaciones junto a los teleplays.

En fin, que el gusto por las novelas atrapa tanto a jóvenes como a los de la tercera edad, mujeres y hombres, y no pocos han sido los reportes de violencia cuando hay que escoger entre la pelota: deporte nacional y la novela.

No importa que las brasileñas duren ciento y tantos capítulos mientras que el malo arrasa sin que nadie lo vea, a los pobres les guste estar donde viven y los buenos se pasen de tontos: el cubano la disfruta, la vive y la debate en todos los espacios posibles: la cola del pollo por pescado, el centro de trabajo o la peluquería. Sin importar que pasen los años hay un hit parade de brasileñas y me imagino que los dueños de la   O’Globo no saben que hay aquí un público enajenado que ve lo que le tiren.

Díganme si miento:

Y esta última no me recuerdo su nombre: pero la verdad es que revolucionó en cierto modo la mentalidad del cubano en los años 90: ¿la de la mujer que vendiendo croquetas en la playa se hizo rica? ¿A que la recuerdan eh? De ahí surgieron las paladares…yo la veía casi siempre o en la sede de ETECSA o Correos de Cuba, que eran de los pocos lugares donde había planta eléctrica por lo de los apagones.

novelas en cubaPor las novelas brasileñas los dólares son verdinacci, las niñas inteligentes son como Gotita, los vendedores ilegales eran los reyes del café y el cacao, una gripe se llamó Nazaret…en fin que son un fenómeno sociocultural, al punto que una de las comunicadoras más importantes del país dedicó una tesis doctoral a analizarlas…Yo no las veía hasta el día en que me di cuenta que no tenía tema de conversación para la cola de la bodega después que hablara del calor y lo caro de los precios.

Por: Orietta Domínguez González

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí