Nunca te irás del todo I

0
1102
cubanos
Tomada de www.thecubanhistory.com

De la Isla, un mar de personas ha salido en busca de una mejor vida para sí y sus seres queridos. Siempre existe un objetivo, el mero hecho de cumplir metas, el reencuentro con seres queridos, amores, amigos, el trabajo.

Pero como dice la canción del popular dúo cubano Buena Fe: Nunca te irás del todo. Le llega el turno a ese sentimiento de añoranza que envuelve el alma por nuestro pedazo de tierra rodeado de mar.

Todo Cuba Online te comparte algunas de las cosas que se extrañan demasiado por cubanos fuera de la Mayor de las Antillas:

La familia: En Cuba somos una gran familia, hasta los amigos y vecinos son parte de ella. Vivimos tantos cubanos en una misma casa compartiendo ideas, sentimientos, experiencias, dificultades, que es imposible dejarles atrás del todo.

Los amigos: Miembros de honor en nuestras familias. Ese que llega a casa y entra sin tocar, te abre la puerta del cuarto y el refrigerador sin permiso, se lleva un libro y no te lo devuelve, te mete en problemas y luego te echa la mano, nos invita a sus fiestas, grita contigo, escala árboles, te da lo que no tiene y te cuida la espalda.

Los vecinos: La cuadra es la casa mayor. Ellos siempre estarán pendientes de ti, ya sea para ayudarte o enterarse de tus dificultades. Si no tienes un poco de azúcar o sal, sal sin pena y pídesela al vecino cubano, que no las negará.

La comida: No hay mucha que elegir, pero es la mejor que ojos humanos hayan visto. Ese arroz congrí con yuca, mojo, plátano fruta frito, carne de puerco y cerveza; o huevo frito, arroz blanco, platanito manzano y chícharos. Quienes llegan de visita una vez más no demoran en pedir estos platos.

Las costumbres: Solemos jugar dominó, reír y hablar alto, estar todo el día en casa del vecino, el traguito de ron o cerveza, el abrazo y el beso al amigo, bañarnos en los ríos y playas, cantar con amigos, salir de fiesta y amanecer, comer comida cubana hecha por mamá o abuela, levantarnos tarde…

El mar: Ese gigante azul que nos rodea. Sentarse desde cualquier ciudad o pueblo marítimo a observar el mar, nos anima, respiramos vida, revivimos momentos dulces y nos hacemos libres. ¡Ah! Quienes gustan de pescar no ven otra cosa mejor que hacerlo en costas cubanas.

La música: Estrepitosa, movida y serena a la vez. Lo mismo Van Van, que Polo, la Charanga Habanera, Omara, Silvio, Pablo, El Chacal, Buena Fe, Cuba Libre, entre muchos otros. Esas melodías que amenizan nuestros encuentros y fiestas, que nos transportan a la Mayor de las Antillas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí