¡Tremendo cañón!

0
1087
cubana

En Cuba, existen disímiles formas de referirse a la mujer. Ese ejemplo de fémina antillana, cariñosa y feroz a la vez, que sabe cómo caminar erguida cuando alguien la piropea.

La manera más utilizada en la Isla para referirnos a las damas desde hace un tiempo es emplear la palabra “jeva”.

En un principio para denominar a la esposa o novia, pero ya la esgrimimos para hablar de cualquier mujer en sentido general.

Pero como todo en el idioma español, también es cuestión de gramática y estilo. De esta forma, dependiendo del artículo o pronombre que empleemos, estaremos hablando de la mujer o novia, o de otra muchacha.

Por ejemplo, si recurres al artículo definido “la”, estarás haciendo alusión a tu novia o esposa: La jeva está en casa de la pura = Mi novia o esposa visita a su mamá.

En cambio, si usas pronombres demostrativos o artículos indefinidos, estarás mencionado a otra fémina: Esa jeva tiene tremendo cuerpo = Esa chica luce muy bien; Una jeva ahí que me cuadra = Una muchacha que me gusta.

Por otro lado, los más jóvenes emplean el diminutivo “jevita”. Si lo oyes con el pronombre posesivo “mi” delante, respétalo.

cubano

Ahora bien, en asuntos de belleza también existen vocablos que las describen. Si la muchacha es agraciada podrás encontrar los siguientes: cañón, melón, mango o pastel. Si no es tan linda, “lloverán” estos: pestillo, arañazo, flaca, palillo. ¡Qué ocurrente “el cubaniche”!

Así que cuando vayas por la calle y escuches ¡Tremendo cañón!, voltea que estará cerca una cubana “con todas las de la ley” para refrescar tu vista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí