Mendoza fue Pinar, fue Cuba (Video Resumen)

0
449
pinar del rioNo había otra opción, ni Vegueros de Pinar del Río ni Cangrejeros de Santurce podían perder. La tercera salida en la 57 Serie del Caribe de béisbol que se juega aquí cambiaría la historia de cualquiera de los dos, el ganador se pondría en el umbral de semifinales y el perdedor quedaría casi eliminado tras la jornada de este miércoles. Con esa responsabilidad sobre los hombros, cubanos y boricuas encararon la grama del Hiram Birthon, ante un estadio repleto, lo más bonito que hay en el béisbol.
La tensión se podía respirar en los dos dogout. Los anfitriones tejieron una campaña de ensueño, la cual dominaron de principio a fin y las expectativas de cara al torneo caribeño se fueron hasta las nubes, en medio de los 15 años del regreso cangrejero a la lid, la mis­ma cantidad de calendarios que la isla del borinque no ha podido vencer en este escenario. Por demás, se celebra el aniversario 20 de una icónica selección, la que ganó en 1995 la justa que ahora jugamos. Toda esa mística se posaba en las camisetas de los anfitriones.
Mientras, la Mayor de las Antillas, con el peso del nombre del campeón vueltabajero, llegó al sanjuanero certamen con una selección a la que no le falta casi nada, tal vez dos lanzadores más. Sin embargo, no había podido imponerse.
En el duelo de marras hubo su toque de suspenso. Tras un primer capítulo de tres boletos y un jit, los de casa anotaron una, pero doble de     La O y jit impulsor de Yulieski dieron el empate para que en la baja de la segunda entrada apareciera la lluvia y congelara las pasiones, pero no la atmósfera cargada de adrenalina.
Después de 43 minutos esperando que es­campara, William Saavedra puso delante a sus Vegueros al remolcar a Yadiel Hernández, pero los locales perseveraron en su estrategia de hacer lanzar al derecho abridor Yosvani Torres, conscientes de que el bullpen rival estaba disminuido. Aunque no otorgó transferencias desde que se reanudó el partido hasta el quinto, cuando además abrió con bolazo al primer hombre, ya los bateadores comenzaron a conectarle con facilidad y en el tercero el propio Yadiel impidió con su brazo el empate, que llegó en esa quinta propulsada por el cuarto madero Neftalí Soto.

“Salí muy enfocado en mi trabajo porque sabía lo que representaba este juego. Sí, como dices, estaba fuera de mi rol, que es el de un cerrador que solo enfrenta a tres o cuatro bateadores. Sin embargo, sabía que me tocaría esta responsabilidad, el profesor me lo había dicho y me preparé para eso”, dijo Mendoza.A partir de ese momento los ceros se sucedían unos tras otros con excelente pitcheo de Mario Santiago y de Fernando Cabrera, que controlaron con mucha efectividad a sus oponentes. Del otro lado, merecidos méritos para Erlis Casanova, quien fue la alternativa del mentor Alfonso Urquiola y excepcional la labor de Héctor Mendoza, fuera de su rol (es el cerrador de uno o dos innings a lo sumo), pero muy combativo y sereno en cada instante, hasta que Roel Santos empujó bien la bola hacia el jardín central para decretar la primera victoria pinareña en la justa.

Y añadió: “Estoy muy contento por cumplir con lo que se esperaba de mí, es cierto que en los Juegos Centroamericanos de Veracruz estuve bien, que milito en el principal equipo de Japón, pero lo que me sucedió hoy es lo más bello que me ha pasado en mi carrera deportiva. Sentí a mi familia conmigo, a mis amigos a mi pueblo”.
Al terminar el partido era obligatorio buscar al hombre que dejó al campo a Can­gre­jeros de Santurce, al que decidió el choque. Roel Santos todavía estaba emocionado y “no quepo dentro de mí, es una alegría muy grande lo que viví cuando vi la pelota avanzar hacia el centro del terreno. Cuba vive intensamente la pelota, sé que estaba pendiente del juego y que yo haya llenado de alegría a esa gente linda es algo que rebasa cualquier emoción”.
No menos tenso que en los días anteriores vimos a Urquiola, pese a enfrentarse a los periodistas como ganador por primera vez en este torneo. “Tuvimos que pelear duro, es el primer extrainning del certamen. Fue un juego bonito, bien jugado por los equipos, ambos merecían la victoria, pero ya se sabe que es para solo uno, y nosotros la alcan­zamos porque los lanzadores estuvieron in­mensos,  Mendoza hizo una ha­zaña”, afirmó.
—¿No fue arriesgado dejar batear en el no­veno a Luis Alberto Valdés, con una constelación de buenos bateadores en el dogout?
—Arriesgado es todo, yo le tengo mucha confianza a Valdés y sobre todo con hombres en bases. Por otro lado, tenía que tener en cuenta también que si un posible emergente fallaba, hubiera limitado la defensa y la necesitaba para que el juego no se nos escapara por ahí. Es muy complejo el tema de las decisiones, por eso hay que tomar los riesgos.
Eduardo Pérez, el mentor boricua, reconoció que fue impresionante el trabajo de Men­doza “su recta es muy buena y también el rompiente hacia abajo”, dijo y agregó “que los juegos de Cuba y Puerto Rico los vive in­tensamente, lo hice de jugador y ahora de di­rigente, imagínate, toda mi familia es cubana, pero yo nací aquí. Fue un excelente en­cuen­tro de pelota”.

Urquiola aseguró que el zurdo Yoannis Yera será el abridor del partido de hoy ante Vene­zuela, desde la 12:05 p.m., en La Haba­na. Aunque el triunfo frente al elenco boricua fue importante, el posible de este jueves aseguraría a los Vegueros en la siguiente fase, pues una derrota podría ocasionar un triple empate con 1-3 entre las escuadra de Repú­blica Domi­nicana, la local y la de la Mayor de las Antillas, que obligaría a un complejo sistema de desempate que el cierre del periódico impide explicar ahora.

Dos jugadores de los Vegueros, el primer bate y torpedero, Dainier Moreira, y el pitcher Vla­dimir Gu­tiérrez, abandonaron su delegación tras ceder al acoso y la incitación de quienes en el estadio y en el propio hotel no dejan de asediar a los peloteros cubanos.
 Resumen

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí