NOVELA CUBANA EN TIEMPOS DE AMAR CAP 64

0
1682

Un nuevo capítulo de la telenovela cubana «En tiempos de Amar». Ya vamos por el capítulo 64 y las intrigas siguen, por eso conozcamos un poco sobre la malvada de la novela

La actriz Yía Caamaño tiene 25 años. Elena, su personaje de la telenovela cubana En tiempos de amar, tiene alrededor de 40 y su hija 16, interpretada además por una actriz que compartió estudios con ella en la Escuela Nacional de Arte. Ahí coexistieron dos grandes retos: una debía lucir mayor y la otra con menos edad.

“Me propuse aumentar de peso, cambiarme el pelo rubio por el rojo y hacerme un corte de pelo a lo garçon. Además la caracterización llevó ese estilo particular en el maquillaje de las cejas y los labios, y centrar más mi voz que es aguda para hacer creíble que yo fuera una mujer arribando a los 40.

”Cuando terminamos de filmar me propuse un cambio de look rápido porque temía que el público luego reaccionara de una forma agresiva con Elena, el personaje. Pasó poco más de un año ahora y cambié, así que muchas personas no están seguras de que soy yo cuando me ven. Pensé que el público arremetería contra mí pero no ha sido así, aunque, de hecho, hubiera sido un buen resultado de mi trabajo.

”El personaje no tiene muchos matices, ella es malvada con todos, salvo con su hija con la que tiene ápices de bondad. Pero aun así, yo quise mucho este personaje porque es un buen reto para una actriz, incluso como yo, que no estaba en casting en cuanto a edad. Me sorprendí porque cuando le dan la novela a Ernesto Fiallo, antes se llamó Hermanos de sangre, la casa productora pidió un trailler para ver si sería efectivo producirlo. Convocó a algunos autores y nos aclaró que hacerlo no significaba tener esos personajes siempre. Me entregó Elena desde el principio y me asombró que el personaje de mi hija se lo entregara a una actriz que es contemporánea conmigo. Yo debía aparentar ser su madre y ella debía rejuvenecer más sus 23 años reales para aparentar ser mi hija. Después del trailler y de la decisión de hacer la telenovela los personajes se respetaron tal cual. Mi familia siguió siendo la que aparece ahora en pantalla.

”La experiencia del rodaje fue muy buena porque los Ramírez Sosa, el eje de la novela, fue una verdadera familia. Después de los ensayos, de las grabaciones, nos manteníamos en contacto. El trabajo serio de actuación es uno de los logros de esta telenovela, creo yo. Ningún personaje se llevó de manera azarosa y todas las escenas se trabajaron mucho para lograr lo que nos proponíamos. Yo conté con mucha ayuda de todos porque le teníamos miedo a mi personaje: podía pasarme, no llegar o ser un fracaso total”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí