Al calor del barrio cubano…

0
352
Tomada de El Toque

Después de la familia, lo segundo que extrañas tras la ida de Cuba es el barrio, ese espacio local originario que te abrazó desde pequeño y te vio crecer hasta el día en que fuiste a descubrir otros parajes de la geografía mundial.

Resulta que en Cuba existen barrios tranquilos, de calles desiertas en ocasiones y casas separadas por jardines, balcones y patios inmensos. Barrios que parecen sacados de una película y puestos, con vecinos y todo en la geografía cubana. Pero estos no son muchos.

El verdadero barrio cubano es estrepitoso y sus calles siempre están llenas de seres humanos con historias pintorescas e interesantes. Las casas desordenadas, la mayoría sin pintar o con necesidad de “tres manitos”, antenas inventadas, tendederas eléctricas y salideros. Pero por eso no son feos, tienen un encanto que seduce a la mirada más sobria.

En tu caminar, podrás encontrar una casona de antaño al lado de un hogar de dos platas con aire acondicionado y puertas de cristal. Construcciones de colores brillantes que comparten espacio con paredes vestidas de moho y con heridas producto del abandono.

Hay de todo en un barrio cubano, no pueden faltar sus personajes, desde los más finos hasta los más marginales, pasando por la chismosa y el presidente del CDR. Se mezclan muchos oficios y profesiones.

No falta una cafetería particular o el pregonero que cada día nos da el de pie comprando “cualquier pedacito de oro” o vendiendo escobas o dulces.

Asimismo, está quien pone música para todos los vecinos, quienes juegan dominó a pleno mediodía y los más pequeños de casa corriendo de una esquina a la otra, jugando a los escondidos, los trompos o las bolas.

Está el vecino “pesado” que todo le molesta y quien sin pedir nada a cambio te regala un poco de café o azúcar. Está el que grita y la que calla o viceversa. Los barrios cubanos tienen sabor y olor a Cuba. Son sobre todo alegres y solidarios. Son cubanos como sus habitantes.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí