¿Qué hace el cubano cuando tiene una bicicleta?

0
554
Cuba
CicloViajes

No es fácil mi gente. Hasta para hacerse de una bicicleta en Cuba hay que pasar trabajo. Pero cuando los criollos la tienen, ya sea comprada, armada o regalada, le imprimen diversos usos.

Y como en la Isla son muchos los “inventores”, la capacidad de “crear” e innovar de los cubanos se exacerba para hacer frente a disímiles dificultades del día a día. Ingenio y pasión se unen para dar a luz muchos ejemplos de cómo los criollos transforman su entorno en beneficio de los suyos.

Debido a que una buena parte de la población cubana no posee autos propios, ni siquiera estatales, la bicicleta se convierte en el medio de transporte por excelencia de muchas personas, incluso para recorrer distancias promedias.

Su uso más común es transportarse uno mismo u otras personas hacia determinados lugares. En Cuba puedes ver varios individuos en una misma bicicleta. Si tiene “caballo” y “parrilla”, será ideal para un paseo en familia. Lo mismo para hacer las compras, ir a buscar el pan, a la playa o al río, los criollos les encanta dar pedales.

También, la bicicleta puede convertirse en un pequeño mercado. Como los carretilleros, pero en menor escala, el resto de los cubanos la equiparan de forma tal que pueden vender viandas, frutas, hortalizas y flores. De esta forma, se desplazan y ganan la vida.

Algo que conecta con lo descrito anteriormente, es que este medio de transporte sirve además para llevar ciertas cargas. Usted puede transportar sacos, jabas, cajas y no cansar sus brazos.

Por otro lado, son convenientes para llevar a los más pequeños de casa a la escuela. Gracias a las bicicletas, muchos niños no llegan tarde a sus centros escolares. Cuando crecen un poco, se van solos en ellas. Muchos de los institutos tienen un área destinada para el parqueo de este transporte.

Por último, muchos criollos las han transformado y convertido en bicitaxis o como una especie de moto en aras de aumentar sus ingresos y llegar más rápido a los destinos.

Las bicicletas se rompen, se ponchan, pierden los frenos, no les funcionan los cambios, se les joroba el aro de la rueda, se les cae la cadena, pero el cubano siempre encuentra la forma de arreglarla y emplearla en su batallar diario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí