No menu items!
21.8 C
Havana
jueves, marzo 4, 2021

¿Debería Cuba cerrar sus fronteras otra vez? Vive el peor escenario

Lo más visto

El martes 31 de marzo de 2020, el gobierno cubano anunciaba la interrupción de los vuelos comerciales y charter a la isla y solicitaba la retirada de todas las embarcaciones extranjeras de sus aguas territoriales, un freno rotundo a la expansión de la Covid-19 por todo el país.

En ese momento, Cuba tenía 186 casos diagnosticados y seis fallecidos, y el primer primer ministro Manuel Marrero consideraba entonces que el arribo de vuelos procedentes del exterior constituían «un riesgo para los cubanos».

Los expertos expertos pronosticaban en mayo que, de mantenerse la pandemia en la isla, el primer rebrote podía manifestarse en el mes de noviembre, pero la realidad se les vino adelantada.

En septiembre, el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de la isla, Francisco Durán, hablaba de un registro de 1077 personas positivas al nuevo coronavirus y 17 fallecidos, algo que ya lo convertía en el mes de mayor número de casos desde el inicio de la pandemia, pues en agosto se contabililizaron mil 432 personas con el virus y ocho fallecidos.

La situación era compleja, pero el gobierno logró controlar la pandemia, pues contaba con suficientes centros de aislamiento en todo el país y nunca ocurría lo que en otros países: un colapso de las instituciones de salud.

Luego en octubre, todos los aeropuertos comenzaron a operar otra vez menos el José Martí de la Habana (que inició el 15 de noviembre), lo que devolvió a la isla el turismo internacional después de siete meses prácticamente detenido.

En La Habana llevan a cabo la desinfección con agua clorada en la avenida 23. Foto tomada de Cubadebate.

La situación en La Habana nunca fue controlada del todo y hubo que cancelar transporte público en su totalidad, toque de queda a las 7:00 de la noche, mientras que el desabastecimiento de alimentos abarratoba cada vez más las colas de los cubanos.

Es entonces que, ante el aumento de casos importados de Covid-19 asociados a ciudadanos cubanos provenientes de países como Estados Unidos, México y Panamá, lleva a las autoridades sanitarias y aeroportuarias a reducir la entrada de viajeros de esos destinos.

Se trata de una medida que buscaba también la disminución de viajeros desde Haití, República Dominicana y Bahamas. Los estudios revelaban para fin de año que por cada mil viajeros llegados de Estados Unidos y República Dominicana son diagnosticados con la enfermedad el 12,9 y el 12,6 por ciento respectivamente, mientras de México representan el 11,7 por ciento.

Al día de hoy, Cuba vive el peor momento de la pandemia y enero es el mes más letal de todos desde que el coronavirus entró en la isla. Solo en los primeros 15 días de 2021, se reportaron cinco mil 40 casos de Covid-19 y fallecieron 16 personas.
Además, en estos días se registró la entrada de la cepa sudafricana del Sars-Cov-2, no extendida hasta el momento, pero los científicos llamaron a «no descuidarse».

Al instante de redactarse esta nota, el país notificó hoy 26 de enero 786 nuevos casos de Covid-19, récord de contagios en un solo día.

De momento, todo parece indicar que se maneja la posibilidad de un cierre total del transporte, al menos en la capital, aunque no se ha dicho nada en lo absoluto de manera oficial.

Ciertamente, volver a la paralización de los viajes regresaría el turismo a la penumbra económica, y el país acaba de involucrarse en lo que han dado en llamar Tarea Ordenamiento, un paquete de medidas que traen consigo eliminación de subsidios, aumento de los salarios y la desaparición del CUC.

El caso es que, de enviar a los trabajadores a sus casas con las mismas condiciones laborales que en etapas anteriores, supondría un coste económico que Cuba no podría soportar.

Mientras, con los casos de coronavirus crece también el desabastecimiento en todo el país, y los precios de los alimentos más básicos se han disparado enormemente. La verdad es que ningún país ha vuelto a cerrar fronteras y solo varían sus requisitos de entrada, como muestra de PCR negativo, cuarentenas y restricciones de movimiento.

En resumen, la situación epidemiológica en Cuba es la peor vivida hasta ahora tanto económica como sanitaria, con todas las condiciones para un probable cierre de sus fronteras, toda vez que el gobierno atribuye la responsabilidad a «las violaciones del protocolo sanitario por los visitantes extranjeros».

Solo queda esperar por el buen resultado de los candidatos vacunales, entre los que destaca, hasta ahora, Soberana 02, con la que se vacunará en las próximas semanas a 150 000 cubanos en la tercera fase. Cuba fabricará 100 millones de unidades de esta vacuna este año, con lo que prevé inmunizar a toda la población antes de que cierre el 2021.

Artículos relacionados

Últimas publicaciones