¿El último?

0
669

Señoras y señores, hacer una cola detrás de varias personas para comprar alimentos o para obtener un servicio, molesta a cualquiera. No obstante, resulta la forma más común que tenemos los cubanos para socializar. Miren que peleamos, pero nos encanta hacer fila detrás de alguien.

cuba

 

Todo Cuba Online te comparte algunas reglas de oro si te apuntas en una de estas colas:

Lo primero es mucha paciencia. ¡Cuánta debe tener el cubano! Sabemos cuándo llegar a una cola, pero no el momento de irnos.

Antes de pedir el último, mira si entre los primeros está el vecino o el amigo y anímate a saludarlo. Además de cortesía, eso se llama colarse.

Ni se te ocurra decir que vas a hacer una preguntica, ya ese truco se sabe.

Si acabas de llegar, proyecta la voz bien fuerte cuando preguntes por el último, pues puedes correr el resigo que más tarde te digan que tú no vas en esa posición.

Apela a la buena memoria y pregunta por dos o tres personas antes de ti, siempre hay un “jodedor” que desiste y deja la cola embarcada.

Si te venden o resuelven un turno, disimula. Hay quien mira a los ojos del resto y se pone nervioso. Mejor sé natural, pues de que te sacan de la cola, te sacan.

En una cola no falta la embarazada, el viejito que ya no recuerda detrás de quien va, el joven despistado y el que rota porque olvidó algún documento importante. Otra vez, ¡paciencia!

Si la cola está bien saturada en un espacio pequeño, pues aléjate un poco. Cola entre cubanos es sinónimo de combustión bien fuerte. Mejor mantente “pilas”.

Cuando veas que hay desorden, asume el rol de organizador. Conseguirás avanzar en la cola bien rápido. Es la única forma, ya que los cubanos llevamos años haciendo colas y aún no aprendemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí