LA DIETA DEL CUCURUCHO

0
774
cubano
Diversas etnias confluyeron en un mismo espacio para juntas cimentar lo que hoy es “un cubaniche” de cuerpo y alma. De ahí que la cocina española, aborigen, africana y caribeña influyó en nuestra alimentación.

¡Y de qué forma mi gente! Costumbres de unos y otros, la industria azucarera y esclavitud posibilitaron que el arroz, azúcar, trigo, frijoles, plátano, café, condimento, la papa y cebolla formaran parte de nuestras comidas habituales.

El amor del cubano por los alimentos no tiene límites. Nos encanta ingerir cualquier cosa y en cualquier instante. Si un cubano se encuentra comida en abundancia, no se le quita el hambre. Díganselo a los que con frecuencia bucean en las mesas bufet de los hoteles con jabita en mano.

Por lo tanto, hay muchos que se pasan de peso y deciden hacer ejercicios o dieta para mantener “la figura”. ¡Y les cuesta!

Todo Cuba Online te muestra por qué se nos hace difícil bajar de peso a veces:

¿Comer hierba?: Para un cubano ingerir verduras como almuerzo o cena no es normal. Nuestro plato debe tener arroz, frijoles, plato fuerte y, si acaso, una ensaladita de estación que acompañe.

El arroz con grasa: Todos sabemos que este se cocina con agua y sal, pero si eres cubano, conoces que tienes que agregarle aceite o manteca de puerco. Incluso, después de servido el plato, se le añaden “generosas” cucharadas de salsa o manteca si se tiene a mano.

El azúcar me encanta: Para un “cubaniche” es complejo desprenderse del dulce. No ha terminado de cenar y ya está preguntando lo que hay de postre. Lo mismo si va por la calle y divisa un establecimiento que los venda, o si da sus vueltas por Coppelia, hay que ingerir algo dulce. Señoras y señores, el azúcar engorda.

Lo mismo Cristal, que Bucanero o Mayabe: Cuba es un eterno verano. ¿Qué mejor que una cervecita para calmar la sed y el feroz calor? Lo que muchos ignoramos es que hace crecer la panza.

Y lo último es que nuestras dietas pueden comenzar lo mismo el próximo martes, que a fin de mes, que el año que viene. Al final jamás la hacemos…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí