La vuelta al pasado en un auto cubano

0
894
Cuba
Tomada de Lucía Lasanta DIARIO
Quienes visitan Cuba en cualquier época del año regresan a sus países con la sensación de que han vuelto atrás en el tiempo unos 30 o 40 años aproximadamente.

Sin embargo, cuando viajas en estos carros cubanos puedes retroceder hasta medio siglo en la historia. La Isla cuenta con uno de los parques automovilísticos más antiguos del planeta.

Para quienes se pasan un rato por la Mayor de las Antillas puede ser algo digno de observar. Para quienes habitan en el archipiélago puede resultar vetusto y en ocasiones inseguro.

Todo Cuba Online te invita a montarte con nosotros en uno de estos viejos cacharros que aún funcionan por las calles de cualquier ciudad, especialmente de La Habana.

Cuando eres amigo foráneo y arribas a Cuba, te percatarás de los cientos de coches viejos, la mayoría de origen americano, que se encuentran esperándote a la salida, por ejemplo, del aeropuerto. Pero no son simplemente coches antiguos para recorrer el archipiélago y volver en tiempo, son los autos que predominan en las principales ciudades del país.

No te extrañes si en tu andar te encuentras un Moskvitch de los años 60 o 70, auto de origen ruso con más de “1 millón” de kilómetros en el marcador, que aún funciona con dignidad asombrosa.

Durante los días que te encuentres en la Isla, podrás toparte con los autos clásicos americanos, que como dijimos son la mayoría. El ir y venir de los almendrones (como le dicen los cubanos) es incesante. Se emplean como taxis con diversas rutas a recorrer. Es impresionante el conjunto de códigos que comparten los criollos para detener los carros en una parada o para saber qué ruta recorren.

El costo de estos taxis almendrones es económico para los turistas pero para el cubano de a pie, puede ser relativamente asequible, debido a los salarios precarios en el país.

Los almendrones son coches de los años 30, 40 0 50. Más de medio siglo después los Cadillac, Chevrolet o Pontiac siguen dando rueda por las carreteras cubanas. Muchos montan motores diesel de camión en lugar de los V8 originales.

En un almendrón se puede atravesar cualquier ciudad y bajar con un característico olor a gasolina y humo como ya nadie recuerda en el resto del mundo. Dentro de ellos puedes conocer a diversas personas y sus historias a la vez que para en cualquier esquina donde la hagan seña. Sin dudas una experiencia para vivir y regresar años atrás en el tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí