El reto de un viaje “a lo cubano” en guagua

1
1767
Cuba
Tomada de www.taringa.net

Una guagua en Cuba resulta el espacio donde todo puede suceder y de veras sucede. Es el “auto” del pueblo, el lugar donde los hijos de la Mayor de las Antillas van más “unidos” que nunca, como claman las consignas patrias.

Los ómnibus quizás sean los artefactos más esperados en la Isla, suponemos que nada ni nadie ha sido más esperado y mejor recibido que una guagua en Cuba. La mayoría de los cubanos no cuentan con auto propio, por lo que dependen del transporte público para moverse dentro de urbes y pueblos.

Pero contemos el instante en que la guagua decide llegar, casi siempre atrasada y repleta de personas. La parada no puede soportar más individuos. El primero que la ve pega el grito: “¡Llegó la guagua!”. Es el comienzo de la batalla. Todos se preparan para abordar el transporte a cualquier precio.

Señoras y señores, ¡qué olimpiadas, ni mundiales o campeonatos! Abordar una guagua cubana es tarea de titanes, los cubaniches son verdaderos campeones de la práctica deportiva. La gente es experta en maratones o carrera rápida si se pasa de parada, en lucha libre para alcanzar la puerta o un asiento, el boxeo para avanzar por los pasillos y hasta el salto largo para lograr ubicarnos en el mejor espacio dentro de ella.

Queda claro que es todo un reto o desafío alcanzar el ómnibus y subirse. Sin embargo, lo heroico es la segunda parte del proceso: una vez dentro de la guagua. Este momento “rompe” completamente con las leyes de la física. La guagua cubana es el transporte público donde siempre cabe uno más.

En pleno horario pico, el ómnibus constituye un mosaico de historias, sucesos y acciones únicas en la Isla, esas que han sido narradas en la literatura, el cine, teatro y la pintura. Las personas son protagonistas de combates cuerpo a cuerpo, donde se comparten sudores, roces, abrazos, empujones, fuertes palabras y hasta un buen “galletazo”.

Si les apetece, pueden darse un paseíto en una guagua en Cuba, sobre todo en la ciudad, en pleno agosto para que disfruten de las peripecias que allí se viven. No dejen de contarnos.

1 COMENTARIO

  1. Ya tuve el gusto de darme varios paseitos en guagua, es algo maravilloso a pesar de incomodo, porque recorrer esa magnifica y enorme ciudad de La habana montado en estos caballos de acero es una experiencia inolvidable, maravillosa Cuba con todas sus costumbres y su gente increiblemente hermosa y amable!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí